En los coches manuales una de las averías más caras es el cambio del embrague. Si quieres evitar cambiarlo antes de tiempo, lo mejor que puedes hacer es tener en cuenta estos consejos prácticos en tu conducción diaria.

El embrague de tu coche normalmente tiene una vida útil determinada. Acabarás teniendo que cambiarlo si o si, si tu coche va a durar muchos años. Y no es barato, puesto que en algunos coches puede llegar a los 1.000 euros.  Debes saber que es una de las piezas del coche más sensibles a tu conducción, por lo que, lo que te dure depende en buena parte de ti.

El primer consejo para hacer que el embrague de tu coche dure más, es que nunca lo sueltes de forma brusca una vez hayas engranado una marcha. Debes hacerlo de forma suave y progresiva. Además, en las paradas cortas como en los semáforos, lo mejor es que pongas punto muerto hasta el momento de reanudar la marcha. Ojo: cada vez que cambies de marcha, debes pisar el embrague de manera suave, pero siempre hasta el fondo. Así, le ayudarás a hacer su trabajo sin forzarlo.

Hay malos hábitos o manías en ciertos conductores que también deben evitarse para alargar la vida del embrague y no hacerlo trabajar en exceso. Por ejemplo, una de ellas es llevar el pedal del embrague “a medio gas” antes de cambiar de marcha”, y otra muy común (además de poco segura), es llevar una mano en el volante, y la otra sobre la palanca. Si darse cuenta, los conductores que hacen esto están añadiendo presión extra a la palanca de cambios, lo que no contribuye a alargar la vida del embrague.

Por último, otra acción a evitar si quieres que tu embrague dure más, y que resulta una costumbre habitual (sobre todo) en conductores con poca experiencia, en mantener el embrague pisado al salir de una cuesta si tu coche no está equipado con ayuda de arranque en pendiente o Hill Assist. Aunque te parezca la manera más rápida y eficaz para solventar la situación, estarás acortando la vida útil de tu embrague.

FUENTE: auto10.com

Deja un Comentario